La otra cara de la moda

20 de mayo—2020

La moda se ha convertido en un medio de expresión con el que tenemos la oportunidad de mostrar al mundo lo que somos y pensamos. Más allá de una visión superficial, la moda tiene la capacidad de hacernos felices y enseñar nuestra mejor cara.

 

Para ello, es importante una buena elección de colores, patrones y texturas. Esto tiene un efecto directo sobre nosotros pudiendo hacernos felices al instante. Nuestro cerebro disfruta de la novedad y estos cambios han demostrado que, además de variar nuestro estado de ánimo, también afectan a los procesos cognitivos como el aprendizaje, la memoria, el procesamiento visual y la resolución de problemas. Esto se debe a la forma en la que el cerebro procesa estos estímulos visuales.

 

El color está muy ligado a las emociones. Por eso, en tiempos difíciles, es importante elegir correctamente. Los tonos rojizos y amarillos aportan fuerza y energía; los azules dan calma y serenidad; los verdes proporcionan estabilidad y los morados fomentan la creatividad. Una serie de valores muy importantes en un momento como el actual.

 

Por todo ello, y aunque elegir un buen look no es una prioridad ahora mismo, está demostrado que escoger una pieza que nos guste, nos hace felices y nos ayuda a proyectar este mismo sentimiento a los demás.